El clímax del polvo rojo

Los vínculos entre la camarilla morada y el apetecido polvo rojo demandado por la empresa DOVEMCO materializan una relación donde ambas partes cumplan con los acuerdos de agarrar, lo de cada uno, superando el drama de someter el proyecto al veto de la ley ambiental

Fátima Portorreal

Antropóloga social, ambientalista, feminista y defensora de los derechos de la mujer y el hombre del campo.

Compartir:

La bauxita y las empresas transnacionales

La algarabía de los pasillos del Palacio Nacional no se ha hecho esperar cuando de polvos y acuerdos coloniales se tratan. Desde hace tres semanas se está desbrozando la carretera de Cabo Rojo-El Aceitillar de la Provincia de Pedernales. Asegurando los patriotas republicanos que un polvito no altera el ánimo de nadie, ni tan siquiera, porque se afecta el tramo carretero hasta la entrada del Parque Sierra de Bahoruco, el cual fue declarado por la UNESCO desde el 2002, como Reserva de la Biosfera Bahoruco-Jaragua-Enriquillo.

El fenomenal acto de penetración llega hasta las puertas del majestuoso Hoyo de Pelempito, metáfora que reconfortan las pantaletas varoniles de la ilustración lujuriosa de los acaudalados funcionarios del gobierno de Danilo Medina. Dicen los señores del Ministerio de Energía y Minas que recibieron US$ 2.0 millones de dólares para la reconstrucción de la infraestructura vial de Pedernales, de la cual se entera el pueblo, cuando los muchachones morados apresurados por la ingesta de tan delicioso afrodisíaco circulan con sus “Jeepetones” por la abandona provincia.

De acuerdo con el Ministerio de Energía y Minas, el cruce carretero de la vía Barahona-Pedernales y el Aceitillar no quedará destruido por las retroexcavadoras de la Empresa DOVEMCO. Aseguran su reconstrucción, por el convenio que han firmado con dicha empresa, la cual, solo le interesa el polvillo rojo, entiéndase Bauxita y otros minerales raros que se encuentren. Esto lo deja claro el Ministerio de Energía y Minas, cuando dicen que dicha empresa es tan bonachona que pagará cualquier material que extraiga de la zona. Por supuesto, si lo avisa.

El deseo es explícito. Se convoca y se establecen vínculos entre los interesados. El manoseo y las corridas han de ser muchas y seguidas, pues hasta prometen el desarrollo de la provincia. Los vínculos entre la camarilla morada y el apetecido polvo rojo demandado por la empresa DOVEMCO materializan una relación donde ambas partes cumplan con los acuerdos de agarrar, lo de cada uno, superando el drama de someter el proyecto al veto de la ley ambiental.

No obstante, sin quitarle el aliento, a todos estos funcionarios/as, me pregunto y a dónde está localizado en este berenjenal, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, pues la empresa DOVEMCO está interviniendo de manera directa en la zona de amortiguamiento del Parque Sierra de Bahoruco. ¿Existe un permiso tácito o ya realizaron los estudios previos de impacto ambiental y consultas públicas? Según las informaciones recabadas por los leguleyos, el Ministerios de Medio Ambiente y Recursos Naturales, también entró en una relación de poliamor.

En un comunicado de prensa, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales declaró que va a dar inicio a un plan para la rehabilitación y equipamiento de las infraestructuras de uso público y para la administración de los Parques Nacionales Jaragua y Sierra de Bahoruco y que pasará a recoger sus moneditas por la Dirección de Minería. La erogación es de 44.2 millones de pesos de los fondos del polvo rojo. La fiesta se ha dado con rebecas y ligeros. La cincuenta sombra de Gray le quedan chiquita a este grupillo purpurado.

El polvo de Pedernales inaugura el 2016, con el negociazo de los espacios públicos, sin tomar en cuenta las leyes ambientales, la participación pública y los intereses comunitarios. La Bauxita de Pedernales es un buen ejemplo de la Racionalidad de las multinacionales y de un gobierno corrupto que se amparan en la primarización y en un modelo económico exageradamente dependiente de la inversión extranjera, en especial en el sector de minería a cielo abierto.

El goce de estos capitales es el epílogo de una política autoritaria y del avasallamiento del Estado de Derecho. El gobierno de Danilo Medina, muestra claramente su vinculación directa con las transnacionales que garantizan pérdidas ambientales, sociales, económicas y de derecho. En la narrativa campesina, un polvo mal echado azara.

Las Más Leídas

Página web desarrollada por Chanclas Media
© 2016 Horacero.com.do / Todos los derechos reservados