Los maricones sí están de moda

El conflicto real no revelado es la evidente preferencia de la embajada de Estados Unidos por la candidatura presidencial del PRM. Con el ataque a James Brewster se busca atacar a Luis Abinader

Redacción

Compartir:

“No están de moda,                             
los inteligentes no están de moda,
son una plaga,
la respuesta absurda de la derrota”.

Amaury Pérez.

Estuvieron, están y estarán por todas partes. Los hay “agachados”, amanerados y fuera del clóset; en las iglesias, los partidos, el Congreso, la Presidencia, las empresas, los medios de comunicación, por cientos en el mundo artístico, también en Guavaberry Golf & Country Club y en Guachupita; algunos andan de saco y corbata y otros de licra y calipsos, pero son lo mismo.

Muchos se han aceptado y atrevido a enfrentar a la sociedad, a ser sinceros con ellos, sus familias y el entorno social. Viven en pareja en apartamentos, comparten las tareas del hogar, pasean juntos los perros, etc. Otros no, y es también su derecho. El estigma es grande, se podría decir que una vida de sufrimiento que solo alivia el aceptarse y enfrentar la situación.

Para una buena franja de dominicanos y dominicanas, hasta ese límite está bien, y la heterosexualidad modélica los quiere devolver a patadas al clóset. ¡¿Matrimonio igualitario?¡ ¡Nunca! Y un hecho tan personal y subjetivo como la preferencia sexual se convierte en una negación/violación de derechos al contrato matrimonial y de todo lo que de él se desprende.

Tenemos hoy día en el país el primer embajador que se asume gay ante la sociedad, el estadounidense James Brewster. El ex embajador de la Santa Sede Josef Wesolowski no lo hizo igual, en cambio la fiscalía del Distrito Nacional elaboró un expediente por pederastia en contra suya y solicitó su extradición al Vaticano (peor que la homosexualidad, pues ésta no está penada en RD).  De manera oportuna, Wesolowski murió y así se escabulló de la justicia terrenal.

Grupos de la sociedad civil han elevado una petición al presidente de Estados Unidos para que remueva de su cargo al embajador Brewster por promover en el país la agenda de los grupos LGTB locales, por brindar respaldo a la conquista de derechos tan vitales como aquella que libraron las mujeres para sufragar o los negros de Estados Unidos para sentarse junto a un blanco en un autobús y en un café, o para ingresar a una universidad y estudiar la carrera de su preferencia.

¿De qué mal ejemplo hablan los detractores del embajador si los gays, las lesbianas, los transgénero y bisexuales pululan en nuestra sociedad? Los tenemos en nuestras iglesias, nos han gobernado, dirigen bancos, salen en la televisión y a ninguno de esos espacios les hemos negado la entrada o les hemos hecho salir. Entonces, tendremos que reconocernos, además de homofóbicos, como xenófobos, o sea, el problema es que Brewster es un homosexual gringo. Pero no. Si el extranjero es blanco, amarillo, rojo o negro curazoleño, en República Dominicana no tiene inconvenientes. Son rechazados el negro y la negra haitianos.

El conflicto real no revelado es la evidente preferencia de la embajada de Estados Unidos por la candidatura presidencial del PRM. Con el ataque a James Brewster se busca atacar a Luis Abinader, y solo hay que observar que es un diputado peledeísta –por demás presidente de la ADP-, uno de los atizadores del fuego. El objetivo es debilitar la candidatura presidencial de la oposición, sino ¿por qué no se le hizo antes esta petición a Barak Obama? Con todo y que el Cardenal perdió la compostura con su designación, la tensión no había llegado a los niveles que ha alcanzado dos meses antes de las elecciones. Y ya verán ustedes cómo se desinfla este globo después de mayo.

La realidad es la realidad, nos guste o no. Con cerrar los ojos o esconder la cabeza no desaparecen nuestros problemas sociales; reprimiendo y negando derechos, mucho menos. Y la homosexualidad es una realiadad, tan realidad como que la candidatura de Danilo Medina muestra debilidad, porque cuando se elige atacar a Luis Abinader a través del embajador estadounidense, estamos asistiendo a la puesta en escena de ´Las patadas del ahogado`.

  • El concepto maricón utilizado en el título, no es con intención despectiva, más bien como terapia de choque contra el fundamentalismo perverso.

Las Más Leídas

Página web desarrollada por Chanclas Media
© 2016 Horacero.com.do / Todos los derechos reservados