Punta Catalina, las plantas de la discordia

El escándalo de corrupción en Brasil en la estatal Petrobrás hace tambalear el último tramo del gobierno de Danilo Medina (2012-2016) y pone sobre su intento de reelección una pesada interrogante

Hora Cero Imprimir 1 año
Punta Catalina

Baní, prov. Peravia.- En su discurso de toma de posesión, el 16 de agosto de 2012, el presidente Danilo Medina se comprometió ante la nación dominicana a impulsar tres grandes y necesarios pactos: Fiscal, el educativo y el eléctrico.

Sin un servicio eléctrico continuo, eficiente y de calidad no hay competitividad productiva y nuestras posibilidades de crecimiento se ven seriamente comprometidas”, expuso Danilo Medina ante la Asamblea Nacional, para justificar sus planes.

Inmediatamente continuó diciendo en el mismo discurso: “Yo les aseguro, que desde la Presidencia de la República, garantizaremos la transparencia…

Apenas a seis días de tomar posesión -cuando quedó al descubierto el hoyo fiscal de 200 millones de pesos en que incurrió el gobierno de Leonel Fernández entre 2011 y 2012 para lograr la reelección del PLD-, Medina emitió el decreto 499-12 en el que estableció medidas de austeridad en las instituciones públicas, y con el decreto 262-13 prorrogó el decreto anterior hasta diciembre de 2013.

Contaminación ambiental

Pulmón afectado por Antracosis.

Pulmón afectado por Antracosis.

Para el ingeniero Miguel Artiles, representante en el país de Srinergy, una empresa que trabaja con energías alternativas, la decisión del gobierno dominicano de construir dos plantas a carbón a inicios del siglo XXI es una monstruosidad:

Además de ser un insulto a un pueblo, es el hecho consumado de la asociación de malhechores que maneja este país. ¿A quién se le ocurre, ya existiendo las energías alternativas (solar, viento y colectores de hidrógeno), volver a la edad de piedra utilizando plantas de carbón? Eso es comparable a volver a cocinar con leña cuando ya existe el GLP”.

La neumóloga Carmen Artiles explica que el carbón es causante del a antracosis, un tipo de neumoconiosis. “Esta es una enfermedad ocupacional del pulmón en la que se produce una alteración importante a nivel bronco-pulmonar, y está muy relacionada a las mujeres que cocinan con leña”.

Los síntomas de la antracosis son dificultad respiratoria (disnea), circulación de oxígeno en sangre por debajo de lo normal (hipoxemia), alteraciones radiológicas que comprometen el parénquima pulmonar, fibrosis y bula efitematosa.

Todo esto limita al paciente en su capacidad respiratoria hasta llegar, en los casos extremos, al uso de la oxigenoterapia, o sea, el uso de tanques de oxígeno”, explicó la neumóloga.

La antracosis no tiene relación con cáncer de pulmón, pero si puede asociarse a enfisema y a bronquitis crónica.

Para el ingeniero agrónomo Washington Lighgow la propuesta de mitigación de impacto ambiental que hiciera el Ministerio de Medio Ambiente es insostenible porque para sembrar 2 millones de plantas de caoba se requeriría una superficie mayor a la que tiene la provincia Peravia en su totalidad, que es de 789 kilómetros cuadrados.

Si tomamos en cuenta que cada árbol de caoba requiere de unos diez metros cuatros para desarrollarse, entonces ese proyecto requeriría un territorio mayor que el de la provincia Peravia para poder ser desarrollado. Esa propuesta es una locura”.

Discrecionalidad y despilfarro

En enero de 2013 el ex presidente de Brasil, Luiz Ignacio Lula Da Silva, visitó República Dominicana acompañado del ejecutivo de Odebrecht, Alejandrino Alentar, en un viaje pagado por la transnacional. Apenas tres meses después de ese inexplicable viaje, el gobierno dominicano anuncia la licitación de las plantas a carbón de Punta Catalina (dos unidades de 360 megawatts, 720 mega watts en total).

A pesar de que la empresa de capital chino Oak Ridge hizo una oferta al Estado dominicano por 900 millones de dólares, 600 millones por debajo del tope de referencia de la obra (1,500 millones de dólares), el gobierno le otorgó la obra a Odebrecht y a la Stanley Consultan a un costo de 2,040 millones de dólares, 504 millones más que el tope de referencia y 1,160 millones de dólares más que la oferta de la constructora China.

El kilovatio hora con la Oak Ridge costaría 1,350 dólares, y con la brasileña Odebrech el preció se duplicaba a 2,830 dólares.

Pero Odebrecht venía con su pan debajo del brazo. En septiembre de 2013 el Banco Estatal de Brasil (BNDES) aprobó un financiamiento de 656 millones de dólares para la construcción de las plantas. Ese mismo año, el Senado dominicano aprobó un proyecto de préstamo por 632 millones de dólares para la construcción de la mega obra, sumando 1,288 millones de dólares, poco más del 50% del costo total de las plantas.

La falta de financiamiento mantiene semiparalizado el proyecto. Cientos de empleados han sido despedidos de las plantas a carbón, mientras el escándalo de corrupción internacional que envuelve a políticos, banqueros y estrategas, se cierne como una nube negra sobre Punta Catalina.

Hablar de Odebrecht es hablar de Joao Santana, asesor político de Danilo Medina hasta el lunes 22 de febrero, hoy preso en Brasil por presuntamente recibir comisiones por ayudar a la constructora brasileña a obtener jugosos contratos con los gobiernos relacionados con Lula y Dilma Rousseff, los dos mandatarios brasileños a los que también ha asesorado.

Grupos de la sociedad civil y la oposición han solicitado por separado que se investiguen los pasos en el país del ex asesor de Medina. “La población debe saber cuáles eran los vínculos de Medina con João Santana”, solicitó Jesús Vásquez, secretario general del PRM.

Sin embargo, el procurador Francisco Domínguez Brito –como en otras ocasiones engorrosas para los intereses del gobierno de Medina o suyos-, ha preferido mirar para otro lado:

Es Brasil que tiene que dar cualquier detalle sobre los motivos, las razones y el proceso (que envuelve a Santana), no la República Dominicana”.

Otros, aún con cierto aire de conservadurismo, aspiran a más:

Hacemos voto y pedimos que la República Dominicana, dentro del ámbito de la cooperación penal internacional, tenga la suficiente apertura para colaborar en todo lo que Brasil pudiera pedir sobre este particular”, entiende Trajano Vidal Potentini, presidente de la fundación Justicia y Transparencia.

Protestas

Plantas a carbónLos grupos populares de Baní vienen protestando desde que se anunció la construcción de las controversiales plantas a carbón, pero era como si clamaran en el desierto. Sus denuncias sobre las consecuencias que sobre la agricultura y la salud de la población provocarán los gases de efecto invernadero no eran tomadas en cuenta. Sólo ahora que se produce un escándalo de corrupción internacional que envuelve al Gobierno, se pone una la lupa sobre este proyecto.

Nos oponemos a unas plantas a carbón que van a afectar la salud y la agricultura de la zona, máxime si es un proyecto viciado desde su nacimiento, con sobrevaluación y además la contratación de otra planta a carbón adicional de la que no se dio cuenta al Estado y la sociedad dominicana”, expuso el dirigente progresista y comunitario Héctor Turbí a Hora Cero.

Página web desarrollada por Chanclas Media
© 2016 Horacero.com.do / Todos los derechos reservados