Prioridades relevantes

Este Estado degradado y las fuerzas electorales con posibilidades de controlarlo, de por sí no son capaces de generar soluciones a los graves problemas ambientales, de salud, educación, seguridad social y ciudadana, justicia y falta de democracia (otras prioridades)

Narciso Isa Conde

Médico, dirigente de izquierda, productor y conductor de televisión y articulista.

Compartir:

La UASD y la Academia de Ciencias han alertado sobre los peligros que asechan a la Cordillera Central como Madre de las Aguas y sobre el ominoso camino hacia la desertificación de las montañas de Constanza.

Tan grave situación, en un país dolosamente concesionado a particulares prestos a depredar y envenenar la Madre Tierra, con un Estado putrefacto implicado en esas malas prácticas, con un sistema político degradado y envuelto en una campaña electoral saturada de inmundicias, debemos convertir este tema en la primera prioridad de los movimientos sociales y políticos sociales de alta sensibilidad, porque agrede mortalmente la vida de esta isla y esta sociedad.

Las prioridades no deberían ser las habladurías en torno a las candidaturas de los bloques tradicionales, responsables junto a la clase dominante de todos estos desafueros que las nuevas votaciones habrán de reproducir. Tampoco las alharacas del fanatismo racista anti-haitiano y la homofobia envueltos en falso nacionalismo y falsa moral.

La Conferencia del Episcopado, que todavía no ha sancionado a los protectores de Wesolovsky y del padre Gil, la emprende contra el embajador estadounidense porque “sacó del closet” y milita en su condición de gay; mientras dicha conferencia ha dejado a un lado -pese a las recomendaciones de la valiosa Encíclica Ecológica del Papa Francisco- temas cruciales como la perversidad ecocida contra la Madre de las Aguas, las atrocidades ecológicas de la Barrick Gold y las amenazas contra los principales ríos del país a cargo de diversas corporaciones.

Se estimula así la espuma que procura encubrir con un seudo-patriotismo una reacción homofóbica mezclada con racismo anti-Haití, en el que Wally es malo por ser un homosexual no racista que se asume como tal y no por representar nefastos intereses y métodos del imperialismo estadounidense en toda su agenda.

Igual, no se dice la verdad sobre unas votaciones metidas en un pantano maloliente en el que el bloque con mayor capacidad para generar basura descompuesta podría imponerse sobre el que de parecida calaña se esfuerza en reunir otras escorias a su favor. Esta verdad es segunda prioridad.

Este Estado degradado y las fuerzas electorales con posibilidades de controlarlo, de por sí no son capaces de generar soluciones a los graves problemas ambientales, de salud, educación, seguridad social y ciudadana, justicia y falta de democracia (otras prioridades). Por eso decimos que es preciso acorralarlo y producir una ruptura, desplegando la democracia de calle y la propuesta de su reconstrucción mediante una Constituyente Soberana.

Las Más Leídas

Página web desarrollada por Chanclas Media
© 2016 Horacero.com.do / Todos los derechos reservados