Corruptos de RD se salvan “a chepa” del Panamá Papers

En la filtración masiva de documentos figuran empresas, accionistas, clientes y beneficiarios criollos, pero no se revela el nombre de ninguno

Hora Cero Imprimir 1 año
Corruptos

Baní, prov. Peravia.- Nadie se explica cómo uno de los países más corruptos del mundo se ha librado de los dos escándalos internacionales de corrupción más recientes: El caso Petrobrás-Odebrecht, en Brasil; y el Panamá Papers.

Recordemos que según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional (TI) de 2015, República Dominicana se hallaba en el lugar 103 en una lista de 167 países, en la que el lugar número uno lo ocupa el país donde no existe corrupción: Dinamarca; y el lugar 167 lo ocupa el país más corrupto de los estudiados: Yemen.

Mapa Corrupcion

La ciudadanía no se explica cómo en una administración del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), por demás en un proceso de reelección, estalle el escándalo Petrobrás-Odebrecht en Brasil y los nexos de éste con República Dominicana no salgan a relucir, pese a que Odebrecht está en el país desde 2002 y su principal ejecutivo, Marcelo Odebrecht, –condenado a 20 años de cárcel por corrupción en su país– admitió los sobornos a que acostumbra la compañía para obtener jugosos contrato grado a grado, como los obtuvo en Dominicana (solo ver las sobrevaluadas plantas a carbón de Punta Catalina);  y otro implicado en el escándalo, Joao Santana –acusado en su país de ser el hombre que se encargaba de pagar los sobornos en una triagulación que involucraba a los gobiernos del PT, Odebrecht y gobiernos de la región y hasta de África-, resultó ser no menos que el principal asesor de campaña del presidente reeleccionista Danilo Medina.

En pocas palabras, estamos hablando de que Lula da Silva y Dilma Rousseff hacían presidentes para luego cobrarles el favor con contratos a una empresa que ellos patrocinaban y que le retribuía el favor del looby con lujosos apartamentos. Para poner un ejemplo.

Lula y Dilma se perfilaron como asesores de Danilo Medina, el canciller brasileño Mauro Vieira estuvo de visita en el país el año pasado tratando temas con el Presidente de los que nadie se enteró (asuntos que no se podían hablar por teléfono). Y, sin embargo, hasta el momento las informaciones sobre el vínculo con República Dominicana no fluyen o son bloqueadas por el establishment.

Sobre este tema, como ya hemos dicho, Danilo Medina no se va a pronunciar, según una fuente de Hora Cero. Pareciera haber un acuerdo tras bambalinas entre la oposición brasileña y el gobierno dominicano, o a esos buitres solo les interesa defenestrar al PT del Palacio del Planalto.

Y sobre los documentos de Moosack Fonseca, la historia parece que se va a repetir. De los 11 millones de documentos de la firma filtrados (la mayor filtración registrada hasta el momento), resulta que los datos sobre el país son insignificantes.

La firma de abogados panameña trabajó para 486 compañías, 57 clientes, 67 beneficiarios y 192 accionistas dominicanos, pero los nombres de cada una de esas compañías, clientes, beneficiarios y accionistas no figuran en los documentos, o al menos, el Iris Time de Irlanda no los ha revelado. En la geopolítica mundial, República Dominicana nunca se podrá comparar con Rusia. Una discriminación coherente, pero que a la vez genera frustración e indignación en quienes padecen el peso de la corrupción.Mapa Moosack Fonseca

El Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), organización que maneja la filtración de los documentos de Moosack Fonseca, explicó que el hecho de que una persona cree una compañía o cuenta offshore (extraterritorial) “no implica necesariamente que estén vinculadas a actividades ilegales”.

Sin embargo, no es lo mismo un Sergei Roldugin que un Francisco Javier García. Todos sabemos que Roldugin es un virtuoso del violenchelo ruso que ha amasado su fortuna propia, independientemente de que sea el mejor amigo de Vladimir Putin. Sería risible comparar a Roldugin con un dominicano que hasta 1996 fue un pobre diablo y que en cuatro años se convirtió en millonario y en ocho años más en multimillonario, sólo por trabajar en la administración pública.

No se puede negar que en salvamento de los políticos criollos de estos escándalos internacionales de corrupción, la Procuraduría General de la República tiene una gran responsabilidad, al prácticamente negarse a investigar las implicaciones de estos casos en el país, bajo el débil alegato de que las autoridades extranjeros no han solicitado a las dominicanas cooperación.

 

 

Página web desarrollada por Chanclas Media
© 2016 Horacero.com.do / Todos los derechos reservados